ūüĆĪ El tri√°ngulo dial√≥gico en Zettelkasten

La dinámica de trabajo con [[Zettelkasten]] (que no los elementos que lo componen) puede ser representada por un triángulo cuyos vértices corresponderían a tres diferentes agentes que participan en la misma:

-Las obras de consulta y, de forma indirecta, el autor que ha plasmado su pensamiento en la misma.

-Nuestro Zettelkasten, concretamente la sección del mismo en la que almacenamos las notas con nuestras reflexiones y pensamientos y a la que denomino Fichero de Ideas.

-Nosotros mismos.

En esta representaci√≥n, los lados ser√≠an las interacciones comunicativas bidireccionales, o di√°logos, que se dan entre dichos agentes, cada uno de ellos con una serie de caracter√≠sticas o particularidades que paso a comentar a continuaci√≥n.  



1 - El di√°logo entre "uno mismo" y la "obra" 

En [["Aprender a leer"]], un texto breve que ofrece pautas acerca de cómo deberíamos abordar la práctica de la lectura, Luhmann nos anima a tomar notas sobre aquello que vamos leyendo para, entre otras cosas, ir desarrollando un criterio acerca de lo que en un texto es relevante o significativo y lo que no lo es.

Esta tarea se acomete no solo desde el esfuerzo por expresar el significado de lo leído con nuestras propias palabras sino también desde el cuestionamiento y la interpelación continua a lo que el texto dice.

“[…] Tal vez el mejor m√©todo es tomar notas, no extractos, sino reformulaciones condensadas de lo que se ha le√≠do. La reformulaci√≥n de lo ya descrito conduce casi autom√°ticamente a la formaci√≥n de una atenci√≥n a los "marcos", a los esquemas de observaci√≥n o a las circunstancias que conducen a que el texto ofrezca ciertas descripciones y no otras. Siempre es √ļtil pensar: ¿Qu√© es lo que no se dice, lo que se excluye cuando se afirma algo espec√≠fico? Cuando se habla de "derechos humanos", ¿qu√© excluye el autor en sus declaraciones? ¿los derechos no humanos? ¿los deberes humanos? ¿o, en un sentido cultural-comparativo o hist√≥rico, a los pueblos que no conocen los derechos humanos y pueden vivir bastante bien sin ellos?[…]”

Como puede observarse en la cita, las preguntas que formula Luhmann en relaci√≥n a su ejemplo sirven para establecer el marco en el cual se desarrolla el planteamiento del texto y, a su vez, exceden el alcance del mismo. 

Esta actitud de cuestionamiento continuo cambia completamente la relaci√≥n que establecemos con nuestras obras de consulta y nos llevan a una actitud proactiva respecto al contenido de la misma. Ya no somos √ļnicamente receptores o traductores de su contenido sino interlocutores que preguntan, que quieren saber m√°s, que quieren extraer m√°s informaci√≥n, que lo ponen en tela de juicio y se acercan al mismo con una mirada m√°s amplia y, a la vez, m√°s afilada. 

De este modo, leer en Zettelkasten no ser√≠a √ļnicamente la actividad de "leer, parafraseando los aspectos que nos parecen m√°s significativos" sino algo m√°s parecido a "leer, parafraseando los aspectos que nos parecen m√°s significativos en un di√°logo constante con el texto en el que cuestionamos reiteradamente los limites del significado del mismo"

Esta actitud, a mi parecer fundamental para desarrollar el pensamiento cr√≠tico, nos lleva a desbordar los l√≠mites originales de la obra, ofreci√©ndonos la posibilidad de acceder a un significado mucho m√°s profundo, m√°s amplio y m√°s variado. Algo que va en consonancia con la finalidad √ļltima de Zettelkasten de ayudarnos a ser, a la vez, soporte y germen de un pensamiento m√°s profundo, significativo e interconectado. [[Zettelkasten y la taxonom√≠a de Bloom]]

A ra√≠z de este di√°logo con el texto de la obra de consulta, no solo podemos obtener res√ļmenes donde expresar una mayor cantidad de matices sino tambi√©n de desarrollar, como dec√≠a Luhmann, la capacidad para discriminar lo fundamental de lo superfluo, de reconocer [[contenido impl√≠cito]] y de obtener diversas reflexiones, ideas y l√≠neas de investigaci√≥n a desarrollar que registrar luego en nuestro sistema.

2- El dialogo entre la "obra" y el "fichero de ideas" 

El trabajo realizado previamente en el anterior di√°logo y, sobre todo, la parte relativa a la traducci√≥n a nuestro [[idiolecto cognitivo]], favorece la incorporaci√≥n de lo le√≠do a nuestra idiosincrasia cognitiva, pero a√ļn queda un paso m√°s: poner dicho contenido en relaci√≥n a lo que ya sab√≠amos con anterioridad.

Para ello existe un segundo dialogo que vincula lo le√≠do con lo que ya existe en nuestro Fichero de Ideas, y que constituye el registro de lo que ya sabemos, opinamos, etc. Este di√°logo se conduce en base a preguntas como ¿C√≥mo se relaciona esto con mi forma de pensar? ¿En qu√© sentido es relevante para m√≠? ¿Por qu√©? ¿A√Īade, modifica, respalda o refuta algo que tenga en mi fichero de ideas? ¿De qu√© manera lo introduzco y lo relaciono con lo que ya contiene? De este di√°logo surgen las notas de ideas en las que recogemos las respuestas a dichas preguntas y que sirven para incorporar las ideas de otros al contexto nuevo que supone nuestro propio mundo mental. 

Por otro lado, tambi√©n se puede producir una interpelaci√≥n desde el Fichero de Ideas hacia la obra con preguntas  ¿De qu√© modo, lo que hay en mi sistema, me lleva a valorar el contenido de esta obra en uno u otro sentido? ¿C√≥mo cuestiona lo que ya s√© el contenido de la obra? o ¿Qu√© otras obras ser√≠a interesante consultar atendiendo a lo que hay en mi Fichero de Ideas? 

El Fichero de Ideas, visto de ese modo, no es un mero receptor pasivo de aquello que generan las obras de consulta sino un elemento que afecta también al modo en que nos relacionamos con ellas.

3-El di√°logo entre "uno mismo" y el "fichero de ideas"

El tercer di√°logo es el que establecemos con el contenido de nuestro Zettelkasten en una interacci√≥n con nuestro alter ego, nuestra mente extendida, fruto de nuevo h√°bito: el de averiguar qu√© conoce nuestro sistema acerca de los aspectos sobre los que queremos indagar y qu√© relacione o sugerencias puede ofrecernos al respecto. 

Sobre este di√°logo podemos acudir al texto "Kommunikation mit Zettelkasten" (pod√©is leer una traducci√≥n propia aqu√≠: [[Comunic√°ndose con un Zettelkasten]]) para consultar c√≥mo explicaba Luhmann la comunicaci√≥n que se establece con el Fichero de Ideas y las particularidades de la misma. 

Uno de los fragmentos del texto dice as√≠: "Uno de los requisitos b√°sicos de la comunicaci√≥n es que los socios puedan sorprenderse mutuamente. [...] Para la comunicaci√≥n no es necesario que ambos socios utilicen el mismo esquema comparativo; el efecto de sorpresa es a√ļn mayor si no es as√≠ y se considera una coincidencia que un mensaje diga algo o incluso sea √ļtil en el contexto de otras posibilidades. Dicho de otro modo, la "variedad" en los sistemas de comunicaci√≥n aumenta cuando incluso las dos partes se pueden comunicar con √©xito (es decir, de forma √ļtil para alguno de los interlocutores) a pesar de contar con objetivos comparativos diferentes."

La comunicaci√≥n se produce cuando uno se acerca al Fichero de Ideas para realizar una consulta acerca de un tema, una idea, o una asociaci√≥n y el Zettelkasten nos ofrece notas que pueden no coincidir exactamente con lo que esper√°bamos encontrar y que, tal vez, sugieran ideas, asociaciones o relaciones que no hab√≠amos contemplado. 

El Fichero de Ideas, act√ļa como un alter ego que responde en la medida en la que nos ofrece conocimiento y relaciones que pueden no ajustarse al enfoque concreto de nuestra consulta pero que, en el contexto de dicho encuentro inesperado, pueden ser generadores de nuevo conocimiento en lo que se conoce como [[principio de Serendipidad]].


Un resumen simplificado de esta entrada podría ser que el triángulo dialógico, empleando el diálogo como referencia, aborda tres cuestiones fundamentales que se dan en trabajo con el Zettelkasten: la primera, cómo proceso la información; la segunda, cómo incorporo esa información a mí sistema de pensamientos y, la tercera, cómo género pensamientos nuevos


Backlinks